Antecedentes

Andalucía, en el sur de España, nos da una visión muy clara de los efectos de la crisis.  Hace cinco años, la gente podía encontrar trabajo fácilmente.  Los bares se encontraban llenos de clientes.  Las nóminas eran pagadas a su hora, y el nivel de vida, aunque más bajo que el de los Estados Unidos, era bastante confortable y notablemente mejor que para la generación anterior.  Mala suerte que, como en los Estados Unidos, ese confort era en gran parte debido al crédito.

Un día, llegó la crisis.  El crédito no se encontró más.  Personas particulares no pudieron pedir préstamos a los bancos ni cajas de ahorros, y el alto precio de las viviendas produjo una bajada precipitada en el número de personas que compraban casas.  Empresas de construcción, que ocuparon una posición importante en la economía de los años 1980 y 1990, cerraron sus puertas, quitando empleo a miles de obreros.  Los extranjeros que el gobierno había solicitado para trabajar en la construcción perdieron sus empleos y justo después, los obreros españoles les siguieron.

Los ayuntamientos, que habían invertido fondos impresionantes en la construcción de viviendas, se encontraron sin una fuente muy importante de ingresos.  La corrupción en muchos órganos de los gobiernos locales, junto con el exceso de empleos administrativos, repercutieron en el retraso de los pagos municipales.  Y el número de los turistas – una “industria” importante en España --- bajó precipitadamente.  Andalucía se vio muy afectada.
 
En 2012, el pago de las nominas para los conductores de autobuses en Jerez de la Frontera, donde hemos rodado muestra película, era de muchos meses de retraso.  A los basureros tampoco se les pagó todo lo que se les debía.  Algunas ciudades apagaron una porción de las luces de las calles.  Las manifestaciones se multiplicaron y el número de los participantes creció.  Jóvenes y otros, organizaron grupos de “Indignados” (parte del Movimiento 15-M) que ocuparon la plaza central de la ciudad durante muchos meses en 2011 y 2012, con la intención de provocar cambios fundamentales. Pocos meses después, empleados municipales establecieron su propia acampada para  presionar al Ayuntamiento, que finalmente, les pagó sus nóminas.

De estas medidas, ninguna solucionó la crisis.  El número de personas en paro creció.  Muchas empresas grandes entraron en bancarrota y otras, trasladaron sus fábricas fuera de España.  Empresas pequeñas cerraron sus puertas.  Un efecto de estos eventos es que había menos trabajo y aumentó el desempleo.  En la primavera de 2012, cuando terminamos el rodaje de Dominó, la situación no había mejorado.

  Este es el texto para explicar el contenido del diaporama